El proyecto lo lleva adelante la Lic. en Psicología, Natalia Roggero, la Trabajadora Social, Lic. Viviana Menaches y la agente sanitaria, Laura Díaz, con el apoyo de todo el equipo del Centro de Salud de Rawson.

Esta iniciativa replica un espacio que nació en la Sala de Espera del Hospital Marcial Quiroga, y tiene como objetivo fomentar la lectura como hábito saludable desde la más temprana infancia.

La Lic. Roggero explicó que “tratamos de seleccionar cuentos con mensajes saludables, con temáticas como la importancia de la vacunación, el lavado de manos, el reconocimiento y manejo de las emociones, los derechos del niño, la importancia del juego y el cuidado de la infancia y hábitos saludables en general”.

“Los encuentros son los jueves a las 8, antes de que los niños ingresen a la consulta pediátrica. Disponemos de una manta en el piso de la Sala de Espera que invita, de alguna manera, a los niños a sentarse junto a nosotras, ya que consideramos que esto delimita el espacio y predispone para la escucha”, continuó.

Y agregó: “También creemos que es importante que los niños se encuentren con el libro como objeto, por eso no leemos cuentos de fotocopias o en papel sino que utilizamos textos que conseguimos nosotras. El libro tiene sus características: los colores, los dibujos, sobre todo los cuentos infantiles, las letras, es importante que los chicos vivan esa experiencia”.

Y concluyó: “Finalmente les pedimos a los niños y niñas que hayan participado que hagan un dibujo relacionado con el cuento y lo pegamos en una cartelera del Centro de Salud. Además en cada encuentro compartimos con los adultos que han acompañado a los niños, una breve reflexión acerca de la importancia de la lectura y el juego, e invitamos también a cualquier persona de la comunidad que desee venir a leer un cuento o a contar una historia, un relato, lo que desee, que lo haga. Intentamos abrir el espacio para que no seamos solo nosotras las que participamos sino que sea un espacio apropiado por la comunidad”.