Con gran participación de la comunidad se desarrolló en el patio central del edificio escolar, el acto por el centenario de la escuela Carlos María de Alvear, ubicada en Rawson. El edificio fue ornamentado por docentes y alumnos; en las galerías se colocaron “árboles de la vida” formados con fotos de las maestras y los alumnos de cada grado.

La secretaria de Educación, María Eugenia Gutiérrez; la subdirectora de Educación Primaria, Susana Gallego; la directora de la escuela, Alejandra Aciar, encabezaron el acto acompañadas por el intendente de Rawson, Juan Carlos Gioja.

La ceremonia comenzó con el izamiento de la Bandera por exalumnos de las promociones: 1971, 1976, 1977,1978, 1987 y 1988. Luego el sacerdote, Rodrigo Robles, de la Parroquia de Villa  San Damián, realizó la bendición de cinco placas que fueron descubiertas por las autoridades y de los elementos que se colocaron en el interior de la Cápsula del Tiempo como la Resolución de fundación de la escuela, un ejemplar del diario del día, pergaminos firmados los asistentes y una foto con todo el personal de la institución.

Posteriormente la exalumna de la promoción 1989, Cristina Teresa López, recordó su paso por la institución y la de todos sus hermanos mencionando: “los docentes con punteros, el bracerito realizados con tarros de leche que llevaban en el invierno por el frío. Y cómo esperaban el arroz con leche o al yerbeadito con leche y tortitas que les daban de desayuno, los docentes que advertían que “había que comerse todo para poder aprender y estar sanos”.

Luego, la directora, Alejandra Aciar, quien se desempeña desde hace 33 años en la escuela como docente y hoy está al frente de la dirección de la escuela, la que señaló: “Todas y cada una de las personas que transitaron a diario por estas aulas, galerías y patios; aportaron su granito de arena para sembrar futuro, para sembrar esperanza, porque estoy totalmente convencida, que el contexto no condiciona, no determina, no profetiza destinos, sino todo lo contrario, habilita un desafío y abre un sin número de posibilidades de mejoras, de cambio y de superación. Alguien dijo cuando no hay techo, el cielo es el límite. Hay que seguir adelante hasta que cada uno tenga la oportunidad que se merecen. Una escuela no se construye sólo con paredes, una escuela no es sólo el edificio. Una escuela la conforman las personas, los vínculos, los lazos y las emociones que alimentan el alma a diario”, dijo la directora.

El intendente, Juan Carlos Gioja, puso en valor la vocación de los educadores y el gran esfuerzo que hacen los padres para que los chicos puedan aprender y obtener el conocimiento para ir formando su proyecto de vida.   

La subdirectora de Educación Primaria, Susana Gallegos, transmitió el saludo del ministro de Educación, Felipe De Los Ríos, quien agradecía el compromiso a docentes, directivos, estudiantes y las familias por la tarea realizada, instándolos a seguir trabajando para preparar a los jóvenes para los desafíos del siglo XXI.

El acto continuó con la actuación de los coros escolar y de lengua de Señas; junto a la hija de una de las docentes interpretaron la canción “Honrar la Vida”. Luego se entregaron recordatorios al personal que pasó por la institución.

Finalmente se invitó a todos a los presentes a un ágape y a la proyección de un video institucional.

Breve reseña histórica del establecimiento educativo

La escuela fue fundada en el año 1918 como escuela N° 100, en el Quinto Cuartel, Pocito, con 85 alumnos. Luego se trasladó la escuela a una finca, propiedad de la familia Devoto.

En 1930, funciona en dos turnos en la calle Agustín Gómez, en la propiedad de Rogelio Fernández. Con primero, segundo y tercer grado, con un total de  127 alumnos.

En 1931, se la bautiza como Escuela Belgrano y se inaugura el comedor escolar que funcionaba hasta en las  vacaciones.

En 1940, se creó en la institución escolar:

  • “Club de fútbol Manuel Belgrano”.
  • El periódico escolar “Rayito de Sol”.
  • El diario escolar “Nuestro Mensaje”, el que aún mantiene contacto con Honduras
  • El club gimnástico “Juan Domingo Perón”.
  • El Teatro Infantil Escolar.

En 1950, se trasladó la escuela a la Villa San Damián con 347 alumnos.

En 1960, se inauguró el nuevo edificio escolar.

En 1968,  se realizó el acto conmemorativo de los 50 años del establecimiento escolar.

En 1979, por disposición de la Dirección General de Escuelas, se impone el nombre de Escuela N° 100 Carlos María de Alvear, con una matrícula  de 797 alumnos.

En 1989, se desdobla en dos instituciones distintas, por la gran matrícula, y pasó a llamarse Carlos María de Alvear: Turno Mañana  y Carlos María del Alvear: Turno Tarde.

En 1992, comienza a funcionar en la escuela el Gabinete Psicopedagógico.  Además se autoriza la tala de 12 árboles del patio, para construir aulas para el Colegio Secundario Antonio de la Torre.

En 2004, se refaccionan los baños a través del Programa de Inversiones Educativos.

En 2007, se instala y conecta la red de gas natural en el interior de la institución.

En 2010, la institución ingresa al Programa para la integración e igualdad educativa (PIIED), adquiriendo material didáctico-pedagógico para el uso de docentes y alumnos.

En 2013, recibe de Nación un Aula Digital Móvil

En 2017, es incluida dentro del Programa Nacional Escuelas del Futuro dentro del Eje 2: Código PI, para trabajar con los alumnos de 5° y 6° grado Programación y Robótica.

En 2018, en abril se trasladan a las instituciones que compartían edificio: El Colegio Secundario Antonio de la Torre y la ENI N°39 Hebe San Martín de Duprat.

Actualmente la escuela tiene una matrícula de más de 400 alumnos. Cuenta con 18 secciones de grado, siete profesores de especialidades. Se sirve la Copa de Leche.

Ademas, la  escuela fue incorporada al Programa Nacional Escuelas Faro, para el diseño de un Proyecto escolar de Aprendizajes Prioritarios (PEAP).