En San Juan, los alumnos no podrán llevar nada en sus uniformes que permita identificarlos para preservar su derecho a la identidad. Así quedó establecido en el proyecto de ley que este jueves fue aprobado en la Cámara de Diputados. El mismo abarca solo el nivel inicial, guardería maternales o infantiles con el fin de evitar cualquier hecho delictivo que se pueda desencadernar al momento de identificar al menor.

El proyecto, presentado por el diputado Eduardo Benega, que se convirtió en ley, prohíbe la identificación con bordados a fin de evitar que terceras personas extraños a su círculo familiar y docentes conozcan sus nombres o sobrenombres. “La Convención de los Derechos del Niño, en el artículo 8, se menciona que los Estados partes se comprometen a respetar los derechos del niño y a preservar su identidad, incluyendo la nacionalidad, el nombre y relaciones familiares, sin injerencias ilícitas”, destacó el legislador quien subrayó que el derecho a la identidad lleva a garantizar su protección.

“Una medida que debe adoptar el estado provincial es la de proteger la identidad de los niños o niñas para evitar que las personas ajenas a su círculo íntimo o familiar, logre contactar facilmente al menor. La finalidad de este proyecto es prohibir la identidad externa con el nombre y/o sobrenombre de las niñas y niños que asisten a los establecimientos públicos de gestión estatal o privados y de privados en general.

De esta manera, en el nivel de educación inicial, incluyendo jardines maternales o guardería se prohíbe que esté plasmado en pintorcitos, guardapolvos, uniformes, equipos de gimnasia, abrigos, entre otros. “La idea no es eliminar el nombre sino que se utilice otra metodología que solo se use dentro del establecimiento educativo y no fuera de ella. De esta manera se protegería la identidad y se evitaría que fueran blanco fácil del delito”, señaló el legislador quien subrayó que el objetivo principal es proteger la identidad física, psíquica e integral.

 

Fuente: Diario La Ventana