El tiempo - Tutiempo.net

Select Page

Investigadores argentinos descubrieron una curiosa relación que podría cambiar la forma de aprender

Investigadores argentinos descubrieron una curiosa relación que podría cambiar la forma de aprender

Un experimento argentino demostró que relación existe entre la memoria y el sentido del olfato. El estudio estuvo a cargo de investigadores de un grupo de científicos del Conicet y el ITBA.

 

Un experimento de un grupo de investigadores argentinos buscó dar respuesta a los interrogantes sobre cómo influyen los estímulos externos en el aprendizaje y cómo los aromas pueden potenciar el rendimiento al momento de consolidar contenidos en la memoria.

El equipo de investigación pertenece al Conicet y al ITBA (Instituto Tecnológico de Buenos Aires), el experimento se desarrolló en el Colegio del Faro Escobar de la Red Educativa Itínere, con 45 chicos de entre 17 y 18 años. El estudio se publicó en los últimos días en la revista Scientific Reports, de la editorial de Nature, e implica un hito en la investigación.

 

EN EL AULA SE COLOCÓ UNA FRAGANCIA DE COCO.

 

Hasta el momento se habían hecho solo dos estudios en el mundo que conectaban aromas con la memoria. El primero en 2007 fue una prueba de laboratorio. El otro, hace tres años, se desarrolló en escuelas de Alemania, en esa oportunidad los alumnos memorizaron pares de palabras y olieron la fragancia varias noches seguidas.

¿Cómo fue el experimento?

Todos los alumnos estuvieron presentes durante una clase de historia en un aula aromatizada con una fragancia de coco, una vez finalizada la exposición, respondieron a un test multiple choice para conocer el punto de partida de cada uno.

Luego, la mitad de los chicos, el grupo denominado “de reactivación”, se llevó a sus casas un aromatizador con el mismo aroma a coco que olieron durante la clase. El grupo de “no reactivación” se llevó, en cambio, un aromatizador con fragancia de violetas.  Ambos grupos utilizaron la fragancia solo esa misma noche durante la primera hora y media de sueño para medir si había o no un impacto en la consolidación de los contenidos en la memoria.

Siete días después, el curso completo respondió una evaluación sobre la clase de historia.

El grupo de reactivación, que percibió el mismo aroma que en el aula, retuvo los datos claves de la lección sin hacer esfuerzos extra durante la semana. Mientras que el grupo que se llevó la fragancia de violetas mostró una caída significativa de aprendizajes entre el primer test de la clase y la evaluación de la semana posterior.

“El grupo de reactivación tuvo mejores calificaciones. Logró desempeños significativamente mayores que el otro grupo”, confirmó, en diálogo con Infobae, Vanessa Vidal, becaria doctoral del Conicet en el Laboratorio de Sueño y Memoria del ITBA. La profesional compartió que se tomaron los primeros 45 minutos de sueño porque “son los más ricos de la noche en cuanto a almacenamiento de información”.

“Nosotros queríamos ver si los aromas servían para retener información más compleja. Intentamos alejarnos del paradigma de laboratorio y llevarlo a las aulas, a una clase tradicional de una docente como si fuera un día normal, y los resultados fueron auspiciosos”, explicó Vidal.

Darío Álvarez Klar, especialista en gestión de la innovación y fundador de la Red Educativa Itínere, también se refirió a la importancia de trasladar la ciencia a la escuela.  “La ciencia no debe transcurrir en laboratorios y la educación en las aulas. Las aulas son los laboratorios en donde científicos pueden observar, medir, comparar y producir información para sí y para el sistema educativo. Con los datos que vienen de otros ámbitos, como la neurociencia, podemos entender cómo funciona el cerebro y en base a eso diagramar estrategias de enseñanza-aprendizaje”.

La intención es que se vuelva una experiencia personal para los alumnos, que sean ellos mismos los que a partir de una fragancia repliquen el experimento para ayudarse a recordar contenidos con mayor facilidad. Además, Álvarez Klar agregó que no importa cuál sea el olor, “la eficacia no radica en el aromatizador de coco, sino en el recuerdo de un aroma“.

¿Cómo seguirá la investigación?

El equipo que llevó adelante la investigación busca que el estudio avance hacia dos lados. Estudiarán el impacto del aroma en la memoria repitiendo el ciclo de reactivación todas las noches hasta la toma del test y, por otro, también analizarán si la repetición de una fragancia funciona para distintas materias como matemática o lengua.

 

Fuente: mdz.com

Advertisement

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This
Open chat
1
Investigadores argentinos descubrieron una curiosa relación que podría cambiar la forma de aprender

¡"¡Hola! Somos Código Docente , programa radial y página web con todo el acontecer docente de San Juan, Argentina. Recibimos tu mensaje, gracias por ponerte en contacto con nosotros, en breve responderemos tu consulta. ¡Saludos! 😊